Bogotá será sede del II Congreso Internacional de Educación

¿Nativos digitales como nos unimos como padres a esta generación? Los rechazamos, les quitamos el dispositivo? Ni lo uno, ni lo otro. Lo que propone la educación hoy en día es algo que nació a finales del siglo XIX, la escuela nueva hoy llamada la didáctica activa y participativa.  Un proyecto educativo que ha implementado el Gimnasio Alessandro Volta para educar a sus estudiantes.

Y es que hoy en día los adolescentes son la generación multitarea. Lo que significa que pueden funcionar realizando varias tareas a la vez, y es que la tecnología es un componente fundamental de su cotidianidad, es parte de su cultura, de su diario vivir y es parte de su identidad. Por este mismo punto tan importante, la apuesta hoy es favorecer esta pasión por la curiosidad, porque educando positivamente en el uso de estas herramientas, estamos educando para la vida.

Pensando en estos nativos digitales el Gimnasio Alessandro Volta  ha implementado de la mano del padre Carlo D’Imporzano está didáctica activa y participativa. La nueva metodología de enseñanza y aprendizaje que cambia los roles del profesor y el estudiante. Así lo explica el padre Carlo “La didáctica activa y participativa es una metodología de enseñanza y aprendizaje que favorece que el estudiante quiera ponerse frente a su propio aprendizaje queriéndolo tener y empujándolo a utilizar más sus capacidades para lograrlo.

El  docente participa del proceso de aprendizaje  como una aventura de conocimiento junto con el estudiante sin desconocer todo el bagaje de su conocimiento y su recorrido.  Esta relación promueve que los estudiantes tengan la razón abierta, sean apasionados y comprometidos con este descubrimiento nuevo”. De ahí que fundamentados en esta preocupación el Gimnasio Alessandro Volta formó a su grupo de profesores bajo el Diplomado internacional en didáctica activa y participativa: un nuevo enfoque para los “Millennials”.

Y es que son notorias la gran cantidad de horas que pasan frente a un computador o un teléfono inteligente los jóvenes. Pero quitarles de las manos su mayor entretenimiento no es la solución.

Precisamente la didáctica activa si permite implementar estas nuevas herramientas, pero para lograr esta transformación educativa hay que tener en cuenta la relación docente – estudiante “De esta manera el uso de estos recursos significa alcanzar a los estudiantes en la situación en la cual se encuentran  y viven diariamente, porque el uso de la tecnología se convierte en una experiencia académica, no porque la usen todo el tiempo sin un control y un acompañamiento, sino porque los educamos a vivirla de una forma correcta  y como lo afirma el padre Carlo, educar positivamente en el uso de estas herramientas es educar para la vida.

Como complemento a esta didáctica activa y participativa están precisamente las redes sociales, el internet, ese mundo digital que transporta a los jóvenes y adolescentes. Que literalmente los atrapa. Pero hasta qué punto esta conexión digital permite un buen aprendizaje? Una inquietud que bien puede resolver el experto en seguridad de la información, Maximiliano Cantis, uno de los conferencistas invitados al II Congreso Internacional de Educación, que se llevará a cabo el próximo 17 de Febrero, organizado por el Gimnasio Alessandro Volta .

En este encuentro se dará a los padres de familia pautas de seguridad, de cómo deben ellos involucrarse en la tecnología y como proteger a sus hijos de los peligros de la nube. “Hay que entender que la vida y los riesgos también están en internet por eso es fundamental que los adultos se vuelvan papas tecnológicos para poder entender y cuidar a sus hijos en su experiencia con las comunidades que habitan la web” señala Maximiliano Cantis.

Por otro lado esta mezcla digital con lo tradicional debe ceñirse a determinadas normas como lo sugiere  Cantis “La recomendación es que el uso de internet debe ser regulado y no prohibido por los padres, en ese sentido hay que definir un encuadre, un contexto y límites de acuerdo a la edad de cada niño.

Lo más importante es acompañar al niño en su interacción con las nuevas tecnologías para que pueda construir un pensamiento crítico respecto de que cosas aportan a su desarrollo y que cosas no y de acuerdo a diferentes estudios lo mejor es que el acceso a internet sea mínimo después de los 3 años. Entre los 3 y los 10 años pueden acceder pero con ciertas restricciones y acompañados por los padres. Por ejemplo definiendo reglas claras respecto del tiempo de uso, valiéndose también de herramientas de control parental para permitir el acceso a sitios acordes a la edad bloqueando contenido violento o de contenido sexual entre otros.

Entre los 10 y los 13 ya es importante hablar de la privacidad en internet para que sean más selectivos en el momento de compartir cierta información. Entre los 13 y los 17 años ya podemos hablar de temas más pesados como el grooming y el sexting”.

Los maestros deben entrar en relación con los estudiantes para poder enseñarles, pero no debemos dejar a un lado a los padres. Si bien pasan más horas en el colegio, las horas de dedicación de los padres a los hijos son más importantes. “La recomendación es que el uso de internet debe ser regulado y no prohibido por los padres, en ese sentido hay que definir un encuadre, un contexto y límites de acuerdo a la edad de cada niño”

Y es que para el Volta la relación Familia – Escuela, siempre ha sido fundamental, de ahí que uno de sus proyectos pilares es el proyecto “familia – escuela, juntos por la educación de los niños y jóvenes”. Es fundamental que los padres comprendan que sobreproteger en exceso es un grave obstáculo para que los hijos no puedan asumir de manera correcta diversas situaciones en la vida. Actualmente la educación del carácter y la personalidad forman parte de las preocupaciones educativas. Los estudiantes del Gimnasio Alessandro Volta están ávidos de conocer, de construir pero a la vez son conscientes de sí mismos y capaces de acoger al otro.  Por eso resulta tan importante que tanto padres, estudiantes y docentes conozcan una experiencia de vida como es la de Francisco  Sanclemente, quien de correr con las piernas en su ciudad natal Buga, paso a correr con las manos en las maratones más importantes del mundo.

Con templanza este atleta paralímpico del Valle del Cauca ha enfrentado la vida. Por eso conocer su historia fortalece nuestra propia vida, sobre todo cuando los jóvenes ante pequeños obstáculos creen desfallecer. “Mi vida cada día se redefine por tres pilares: La aceptación, la adaptación  y la transformación. Toda mi historia, desde que era futbolista  hasta mis quehaceres actuales, ha pasado por estos tres procesos, que, aunque algunos han sido difíciles  y angustiantes, siempre he encontrado  la manera de llegar a transformar cada una de las que cosas que me han sucedido y las que he decidido.

Creo que las dificultades son indispensables en cualquier  proceso de crecimiento personal, “Ningún mar en calma hizo a un marinero experto”; es una de las frases que siempre me recuerdo cuando hay tropezones en el camino… Pretender que no haya dificultades  es lo mismo que pretender  que no haya aprendizajes. Para aceptar, adaptarme  y transformar mi vida, fue indispensable entender esto (Lo que significan las dificultades). Aceptar aquello que no dependía de mí, como  lo es la discapacidad ; adaptarme a ella para tomar pequeñas decisiones, como por ejemplo volver a salir un día de mi casa, y luego transformarla  en una oportunidad  maravillosa de agregar valor no solo a mi vida, sino también a la de las demás personas. Y así es como afrontó cada nuevo reto, cada intento, cada caída e incluso cada triunfo.

Francisco  Sanclemente un ejemplo de determinación, con una filosofía de vida con la que quiere cautivar y sobre todo motivar a esa generación de nativos digitales del Gimnasio Alessandro Volta en el II Congreso Internacional de Educación. Mi objetivo como conferencista es cambiar percepciones, busco que las personas que escuchan mis conferencias perciban la vida de una manera distinta a la que tenían antes de escucharme, que logren comprender que siempre hay motivo para crecer y que el esfuerzo no es solo una opción, sino también una responsabilidad con nosotros mismos y con nuestro entorno; para ello son esenciales valores y principios como por ejemplo la templanza y la integridad, para así, poder alumbrar el camino de alguien más”. Es por esto que con esta charla se busca que también los padres asuman una postura objetiva frente criar a sus hijos con carácter y personalidad, con la fuerza para superar los obstáculos pese a cualquier situación en la vida.

Y el ejemplo del deportista Francisco Sanclemente lo dice todo, como él lo ratifica “El éxito es el resultado de seleccionar lo mejor del pasado y utilizar lo mejor del presente para lograr lo mejor del futuro”.