Cumplimos un año de el gran fraude electoral denominado plebiscito

Por Adrian Gomez

Juan Manuel Santos Calderón llego a la presidencia de la república de Colombia con mentiras engañando a todo un país y durante los casi ocho años de gobierno solamente se ha dedicado a mentir, una de las grandes mentiras fue cuando nos convocó a un plebiscito para que dijéramos si estábamos o no de acuerdo con el negocio que él tenía con los bandidos de las Farc y el mal llamado proceso de paz, acatando esta invitación los colombianos acudimos a la urnas y después de una campaña con toda la maquinaria política y la mermelada en contra de quienes no estábamos de acuerdo en la entrega del país en la impunidad para delitos como violaciones, masacres, narcotráfico y secuestros simplemente pedíamos renegociar los acuerdos de la Habana porque, si estamos de acuerdo con la paz, pero no a cualquier precio a pesar de todo lo anterior y con todas estas adversidades ganamos contra todo los pronósticos, bueno nuestra esperanza era que este señor que nosotros habíamos elegido para que nos manejara el país respetaría nuestra decisión y renegociaríamos semejante despropósito de negocio que el alcanzo con estos terroristas o sorpresa cuando este señor de un momento a otro decide desconocer la voluntad del pueblo y acude a un mecanismo denominado fast track, utilizado por los dictadores para desconocer el mandato del pueblo en una democracia.

Hoy un año después de habernos robado el plebiscito vemos con estupor que el señor Juan Manuel Santos Calderón, ha entregado el poder y un sin número de beneficios a los señores de las Farc, personajes que tienen las manos manchadas de sangre que durante décadas se dedicaron y aun hoy se dedican a poner bombas y asesinar inocentes, ellos le mienten a Colombia diciendo que hay unos grupos disidentes cuando no son más que hombres armados que cuidan sus propiedades, las rutas del narcotráfico, las caletas con armas y están preparados para apoyar la toma del poder desde las selvas de Colombia ellos al igual que quienes han recibido las credenciales para tomarse el poder reciben órdenes de su máximo cabecilla el señor Timochenko. Juan Manuel Santos Calderón se preparaba desde la infancia para asestarle un golpe a la democracia de Colombia desde muy pequeño ya era el acolito del sacerdote camilo torres

Uno de los primeros guerrilleros y revolucionarios de este país desde allí empezó su carrera para finalizar hoy propinándole una herida mortal a la democracia de nuestro país ya que es el primer presidente de Colombia que desconoce el mandato legitimo del pueblo.