DIVERSIFICA TUS FUENTES DE INGRESOS

Si eres de los que nació en una familia donde lo más importante era el empleo seguro, la estabilidad y el deseo de pensionarse para ser feliz, si eres de los que sobrevive con una sola fuente de ingresos y con ella no te alcanza para llevar el estilo de vida que sueñas, ni tampoco para ahorrar o invertir, debo decirte directamente, que al igual que un gran porcentaje de las personas, eres poco inteligente financieramente.

Tanto como la información sobre desarrollo personal y liderazgo, la financiera también fue limitada en nuestro sistema educativo  y cultural, pues para los gobiernos, las empresas e incluso para la religión era mejor mantener al grueso de la población controlada, para que no pensara,  no se arriesgara y no se empoderara.

Y así se fue desarrollando una generación tras otra inmersa en el miedo y castración de su potencial y su poder de liderazgo, cosa que por fortuna ha ido mermando con el paso del tiempo, pues fueron apareciendo emprendedores, líderes y visionarios que comenzaron a compartir sus estrategias para crear riqueza de formas diferentes a la tradicional.

Una de esas reglas clave para comenzar a reeducarse en términos financieros es la de tener varias fuentes de ingresos y lograr así la tan anhelada libertad financiera, es decir, que tu dinero trabaje para ti, no que tú trabajes por dinero.

Así que es momento de hacer click y revisar cómo están tus finanzas, cuántas horas de trabajo y energía inviertes en producir y si es recíproco en cuanto a tus ingresos, de esa forma puedes comenzar a hacer un balance entre calidad y cantidad para que de una vez y por todas te atrevas a crear nuevas oportunidades que te brinden ingresos adicionales con los que puedas invertir y hacer que tu flujo de dinero cambie tu realidad financiera y te lleve a vivir la vida que realmente quieres, no la que te toca.

Piensa primero en cómo optimizar tus recursos personales, talentos, profesión, hobbies y los de tu gente alrededor, edúcate financieramente, lee más, escucha a otros que lo han logrado y atrévete a salir poco a poco del cajón.

La libertad financiera no es exclusiva de nadie, sólo necesita la actitud, la valentía y la disciplina para dar el paso firme y mantenerse en el camino sin necesidad de acogerse al régimen impuesto o “adecuado”. EmpoderArte Financieramente también es tu responsabilidad. Feliz Vida!!!

Espero tus comentarios y opiniones en mi correo felizcomobeatriz@gmail.com