El Polo sí quiere Metro, pero no uno improvisado

Concejal Xinia Navarro

La concejal Xinia Navarro radicó hoy, ante la Comisión de Hacienda del Concejo de Bogotá, ponencia negativa al Proyecto de Acuerdo 602 de 2017 “Por medio del cual se autoriza a Bogotá, D.C., para que a través de la Secretaría Distrital de Hacienda asuma obligaciones para garantizar el aporte del Distrito Capital a la cofinanciación del Sistema Integrado de Transporte Masivo para Bogotá – Primera Línea del Metro – Tramo 1 con cargo a vigencias futuras ordinarias del período 2018 – 2041”, por razones jurídicas.

“La elaboración de esta ponencia tuvo la mayor rigurosidad que el tema exigía. Se hizo un análisis exhaustivo de la conveniencia técnica del proyecto y de la argumentación jurídica que lo soporta. Producto de este estudio riguroso, se encontraron vicios de legalidad que no pueden ser pasados por alto. Adicionalmente, se consultó la opinión de expertos urbanistas y políticos  sobre el impacto que esta obra tendrá para la ciudad y la comunidad; se hicieron reuniones con comunidad y se aplicaron encuestas en la zona de influencia del proyecto para conocer la percepción ciudadana.”, señaló la concejal del Polo Democrático Alternativo.

Dichas razones jurídicas se sustentan en el indebido trámite surtido tanto para la aprobación del Conpes 3900, con el que se comprometieron los recursos que aportará la Nación para la financiación del 70% del costo de la obra, como en la firma del Confis  que aprueba las vigencias futuras para que el Distrito financie el 30% del costo de la misma.

Al estudiar  el Conpes se halló que los contratos administrativos que brindan los insumos para los estudios de factibilidad aún se están ejecutando, por lo que es claro que el estudio de factibilidad no había terminado y  ni siquiera contaba con certificación de la interventoría al momento de aprobar el Conpes, por tanto no se había llegado al nivel de factibilidad, exigido para declarar la obra de importancia estratégica como lo estableció el Conpes 3899, y la Ley 1682 de 2013.

Adicionalmente, la declaración de importancia estratégica también fue irregular por parte del Consejo de Gobierno que desconoció  el artículo 2.6.6.1.1 del Decreto 1068/2015, el cual reglamenta la declaración de importancia estratégica para proyectos de inversión que requieran autorización de vigencias futuras y excedan el período de gobierno. En dicho artículo se establece la obligatoriedad de los estudiosos de detalle para las vigencias futuras de proyectos de inversión como el del metro.

“Se equivoca la  Administración Distrital al afirmar que el Decreto 1068/2015 aplica sólo para vigencias futuras excepcionales, pues este decreto regula la declaratoria de importancia estratégica tanto para vigencias futuras excepcionales como ordinarias. Los estudios de detalle son los que permiten establecer el valor real del proyecto Primera Línea del Metro de Bogotá – Tramo 1, por eso se exigen para la declaración de la importancia estratégica”, aclaró Xinia Navarro.

Y por si fuera poco, no se puede dar certeza de que las vigencias futuras que se pretenden autorizar sean de carácter ordinarias, dado que en ningún momento la Administración Distrital demostró que existiese ejecución presupuestal en la vigencia actual del proyecto, como lo exige el artículo 12 de ley 819 de 2003. En ese caso estaríamos frente a unas vigencias futuras excepcionales disfrazadas de ordinarias.

“Todas estas razones, sumadas a la inconveniencia urbanística de un metro elevado, ampliamente demostrado por expertos urbanistas, me obligan a rendir ponencia negativa y a alertar a los concejales sobre el  error que podemos cometer al aprobar un proyecto de acuerdo que llegó al Concejo con vicios de legalidad desde el primer trámite surtido en el Gobierno Nacional con el Conpes, y en el Distrito con el Confis”, puntualizó la ponente.

No sobra señalar que esta ponencia se elaboró en un tiempo de 10 días hábiles, a pesar de la alta complejidad del tema y la investigación que ameritaba uno de los proyectos de mayor trascendencia para la capital en los últimos tiempos. Por esa razón la concejal Xinia Navarro dejó constancia de que solicitó una prórroga de 5 días con la finalidad de que las diferentes entidades respondieran los derechos de petición que se radicaron para que allegaran documentos que soportan la justificación del Proyecto Metro. Pero sin explicación alguna  se negó la prórroga.

También te podría gustar...