EmpoderArte (DARSE PERMISO)

Soy de las que piensan que es mejor atajar que empujar, la vida se hizo para vivir con intensidad y no con miedo. Siempre será mejor atreverse y errar que nunca saber qué hubiera pasado por temor a dar el paso, es como andar en puntillas por las situaciones difíciles que se nos atraviesen haciéndoles el quite, cosa que a muchos les funciona en la medida que parecen controlarlo todo, que les duele menos o que calculan mejor las posibilidades de fracaso, pero en últimas se pierden de experimentar la aventura, la sorpresa y las emociones que conllevan saltar con confianza a la experiencia de vivir con pasión.

Parece muy obvio decir que deberíamos darnos permiso de vivir, pero es que es diferente cuando lo apartamos del hecho de sobrevivir o existir simplemente. Es muy común encontrarnos con personas que pasan sus días re creando un universo virtual basado en el “deber ser”, en lo que esperan los demás, en lo que dicen sus padres, su religión, la sociedad y se olvidan de construir una experiencia vital determinada por sus gustos, pasiones y sobre todo decisiones propias.
Así que la idea de DARSE PERMISO radica en conquistar más que en evitar, en sentir más que en racionalizar, en amar más que en temer, en actuar más que en victimizarse… Cada día levántate con la firme intención de abandonar los prejuicios sobre ti, los condicionamientos que te han exigido llevar cierto camino incómodo o fingido y comienza a liberar tu alma para comenzar a volar. Date el permiso de:
1- Date el permiso de Elegir bien las personas que te rodean:  Busca aquellas que vibren en tu misma sintonía, aléjate de la tóxicas y pon filtros para saber quién te conviene y quién no, allí salen de cuadro aquellas que te hacen daño, que te roban la paz o que minimizan tu auto estima. Esa distancia que comienza a operar no es desprecio en contra de los demás, sino más bien un acto de amor propio que te hará valiente y maduro emocionalmente.
2-Date el permiso de aceptar y entender tus emociones: Está bien que el ser humano intenta escalar siempre hacia un estado de bienestar, pero también se vale estar triste, tener ira, indecisión, envidia y todo aquello que se cataloga como ” malo”. Todo hay que experimentarlo y dejarlo fluir para poderlo trabajar. Es nuestra sombra y hace parte del Ser perfecto que yace en cada uno. 
3- Date el permiso de dedicarte tiempo: No todo es una obligación y una carrera para llegar más lejos y más arriba que otros, permítete navegar en mares calmos, en fluir con tu ritmo. Haz cosas que te apasionen, cuando tengas que decir No hazlo sin remordimientos, ponte de primero.
4. Date el permiso de ser más positivo: Y no tiene que ver con ir por la vida luciendo una sonrisa permanente desconociendo que pasan mil cosas malas en el mundo, sino en adquirir una posición optimista que te genere confianza para actuar y decidir, en hallar en ti mismo la fuerza interior que necesitas para dejar de depender de todo lo externo.
5. Date el permiso de experimentar: Amplía tu perspectiva, abre tus posibilidades, hay tanto por vivir que a veces nos cerramos las puertas ante lo desconocido por miedo o juicios ajenos que se nos convierten en propios. Deja de etiquetar y más bien conviértete en el protagonista de una novela de acción, en el que cada capítulo es tan emocionante que sea digno de contar.
Date el permiso de Ser Feliz… sana, libera, fluye, vuela, sé el capitán de tu barco!!! Feliz Vida.
Espero tus comentarios y opiniones en mi correo felizcomobeatriz@gmail.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *