HOMBRES Y MUJERES COMUNICAN DIFERENTE

 

Durante siglos los problemas de comunicación entre hombres y mujeres han perpetuado una guerra que aún persiste sin encontrarse todavía un antídoto que funcione de forma generalizada para romper con las cifras de violencia, maltrato y separaciones que siguen presentándose en la actualidad.

Es evidente que hombres y mujeres jamás podremos ser iguales, pero al parecer eso es lo que quisiéramos de un bando y del otro, porque si no, cuál es la razón que nos impide comunicarnos de una forma asertiva y amorosa que nos salve de la lucha de poderes que se convierte en el pan de cada día?

Y aquí viene sólo una reflexión que nos puede hacer parar a la hora de enfrentarnos, de reaccionar de una forma violenta, de sentir que no somos escuchados o queridos y que tal vez pueda empezar a generar un cambio de consciencia en la manera cómo nos relacionamos entre hombres y mujeres, sobre todo en el ámbito de las relaciones afectivas: Las Mujeres expresan sus sentimientos externamente y los hombres los procesan internamente.

Qué sencillo no? Y seguro que muchos lo saben, pero evidentemente lo olvidan, para otros es el descubrimiento del agua tibia, lo que tengo claro es que con sólo tener presente esta forma de comunicar de hombres y mujeres podemos entender mejor, respetar y adaptarnos en convivencia como seres completamente diferentes.

Las mujeres utilizamos las palabras, nos interesa ser escuchadas, no que nos resuelvan nada, simplemente sentir que exteriorizamos nuestras preocupaciones y emociones, es una forma de desahogo y búsqueda de conexión que por lo regular encuentra rechazo y juicios por parte del hombre que se siente atacado o cree que son quejas sin fundamento, esa falta de entendimiento por lo regular se convierte en silencio, depresión y sumisión o por el contrario en altanería como forma de hacerse escuchar.

Mientras que el hombre se guarda mucho de lo que piensa, se toma su tiempo para procesar internamente todo aquello que escuchó (a su manera) y trata de resolverlo todo de la manera más práctica y conveniente. A lo mejor en unos días aparece con una respuesta que la mujer esperaba en ese mismo momento en el que planteó el tema, pero los tiempos de uno y otro sin duda son diferentes.

Ellos entran en su cueva donde se sienten seguros y autosuficientes pero algunas veces ante la presión femenina podrían salir de allí vestidos de tigre sin posibilidad de control. Éste también se convierte en un caso bastante común de intolerancia e irrespeto.

Así que mi aporte desde este concepto que podría ser debatido, pues no existen estándares de personalidad, es parar y pensar en la diferencia del otro: HOMBRES cuando una mujer habla, no te está criticando, sólo intenta prestarle atención por un tiempo prudente y responder algo pero responder y MUJERES el silencio de los hombres no siempre es rechazo, dales tiempo de procesar y espacio para analizar sin presión.

Qué bueno sería que la comunicación amorosa fuera la base de una nueva sociedad más consciente y respetuosa de la diferencia. Feliz Vida.

Espero tus comentarios y opiniones a mi correo felizcomobeatriz@gmail.com