Nuevos buses de TranMilenio: “Una Bogotá de pie para todos”.

Estos días la sensación capitalina ha sido la llegada de la nueva flota de TransMilenio, donde se implementaron al sistema 1.441 buses articulados y bi-articulados, para la presunta mejora de congestión del sistema y la fluencia de las personas dentro de las estaciones y buses.

Suena bonito para todos, pero ¿cuál es la realidad?, al subirnos a uno de esto nuevos buses, nos dimos cuenta que los pasillos son más amplios ya que las sillas se encuentran de forma lateral frente a frente, pero he ahí el primer problema, al ubicar las sillas tipo metro se disminuye la cantidad de sillas y aumenta la cantidad de usuarios de pie.

Archivo Valaguela.com

Algunos de los usuarios afirman que “hace falta por lo menos mirar por la ventana”, ahora solo ven más tubos para que la gente se agarre. Las inconformidades con el nuevo diseño de los buses terminan siendo muchas, como el inadecuado diseño de las puertas de los buses para que se acoplen con las puertas de la estaciones, ya que como podemos ver no coinciden y los usuarios deben recorrer el pequeño espacio que queda entre las estaciones y los buses para poder ingresar.

Además de esto, ya se encuentran los primeros buses varados por fallas técnicas, se suponen que son lo último en tecnología y que la inversión para esta nueva fase de TrnasMilenio salió de los bolsillos de los capitalinos.

Las presuntas mejoras que ahora podremos ver en el sistemas son: La implementación de cámaras de vigilancia y un botón de pánico para la seguridad de los usuarios y conductores, el cambio de los motores para usar un combustible menos contaminante para la capa de ozono, la extensión de los horarios para las rutas que conectan de portal a portal y la fluencia de los buses.

Si usted es usuario del servicio deberá preguntarse ¿Son adecuadas las mejoras de este servicio?¿Realmente mejoran la calidad del transporte?¿o simplemente si quieren una Bogotá de pie para todos?

WhatsApp chat