Quietud No es Estancamiento

Spread the love

Cada día que pasa sumidos en un confinamiento obligado trae consigo lecciones de vida que no esperábamos, un encierro que a fuerzas hemos aprendido a sobrellevar. Para algunos éste capítulo ha sido más fácil que para otros, pero para todos, provechoso de una u otra forma.

Y es que si alguna verdad se ha develado después de todo este proceso, es que necesitábamos parar la loca carrera en la que estábamos inmersos, una compulsión por vivir más rápido que el tiempo mismo, acelerando procesos y perdiéndonos en el camino, la magia misma de existir.

Nos quedamos en casa para cerrarle la puerta a un virus de fama mundial, invisible pero que hoy día se ha convertido en el más nombrado por millones de personas que temen su cercanía. Éste aislamiento ha desencadenado en muchísimas personas diversas emociones que afectan su bienestar mental, pues el hecho de poner en neutro su vida ha sido más difícil que las consecuencias que podría traer enfermarse con el bicho.

Y la razón que puedo encontrar ante tal fenómeno adverso provocado por la quietud, es que no habíamos desarrollado nunca la habilidad para detenernos, pues esa “No acción” estaba intrínsecamente relacionada con el estancamiento, y ése sí que genera pánico en la humanidad, pues implica un corte en el proceso evolutivo, de desarrollo constante y ambicioso por mejorar, tener, perfeccionar y ganar. La consigna ha sido siempre: “No dejes que nadie se te pase en el camino… Ve por la meta,  Así quién hubiera pensado en detenerse?

Tras semanas de encierro y otras tantas por cumplir, se hace oportuno re pensar esa quietud como  un estado natural que incluso no tiene que ser producto de una imposición, sino más bien una herramienta de meditación y auto indagación que nos permita llegar al centro del Poder que elimina de tajo las carreras y le abre paso a la fuente de la libertad.

Es momento de entrenarte para Parar sin que eso se convierta en una alarma del miedo que genera estancarse, porque esta quietud de la que te hablo te permitirá fluir hasta lo más profundo de tu ser, te dará rienda suelta desde un estado de calma y silencio, nada más alejado de ese concepto de retención, parálisis o inmovilización con el que lo puedas confundir.

Así que observa tus creencias frente a esta nueva situación que nos propone Quietud. La relacionas con estancamiento? Necesitas la adrenalina del movimiento continuo para vivir feliz? Estás a mil por hora incluso entre cuatro paredes? Qué te impide parar?

Comienza por aceptar tu realidad actual al respecto y bájale poco a poco revoluciones a tu mente hiperactiva, relaja tu cuerpo y ponle pausa a su batería inagotable. Aprovecha este momento único, que en medio de la crisis que representa para unos, podría ser la oportunidad perfecta para que por fin te quedes contigo sin que quieras escapar. Feliz Vida!!!

Espero tus comentarios y opiniones a mi correo electrónico felizcomobeatriz@gmail.com

Nota Patrocinada por VALAGUELA.COM, es un medio de comunicación alternativo, que emite sus contenidos de manera ininterrumpida con periodicidad diaria, miembro de la Asociación Comunitaria de Comunicación, con transmisión de audio y vídeo a través de las TIC´s Suscribase a nuestro boletín de noticias.

WhatsApp chat