CÓMO LIBERAR CARGAS EMOCIONALES

Durante toda nuestra vida vamos recogiendo cargas emocionales que pesan tanto que llega el día en el que no podemos caminar más, porque resulta más fácil quedarnos con todo el dolor del pasado que liberarlo a través del perdón.

Y es natural que en esta experiencia humana de reconocimiento y de aprendizaje sintamos que muchos llegan a nuestra vida a hacernos daño, a causarnos dolor o a no permitirnos ser felices y es aquí donde llega el dedo juzgador que señala al victimario y que nos pone en posición de víctima.

Esa carga emocional que se acumula como un cáncer en nuestro cuerpo sin duda genera tristeza, ira, decepción, amargura, frustración y todos aquellos sentimientos que por ser de baja frecuencia van cerrando nuestro corazón y opacando nuestra alma.

Así de fácil como guardamos esas quejas y rencores, así de fácil es perdonar, sólo que nos resistimos a entender que consciente o inconscientemente nosotros mismos hemos elegido a aquellos “maestros” que llegan con el propósito de ayudarnos a despertar y evolucionar, llámalos padres, madres, esposos, jefes, etc.

Cada uno de estos espejos (porque siempre estaremos reflejados ahí) trae intrínseco un mensaje de amor y aceptación de lo que somos y no somos, cada uno nos viene a decir qué tan lejos estamos de nuestra zona de paz y equilibrio donde no caben todos aquellos sentimientos de carencia y sufrimiento, porque si en verdad recordáramos que somos seres perfectos y “divinos” experimentándose en un cuerpo-mente podríamos ir más fluidos por la vida y con un nivel de consciencia más elevado intentando despertar a otros de ese sueño que genera tanto dolor.

Si pudiéramos perdonarnos primero por permitirnos llevar tanto tiempo esa carga, por olvidarnos de lo completos que somos, si pudiéramos ser compasivos con los otros para entender que no pudieron hacerlo mejor desde su estado actual de consciencia, podríamos simplemente tomar ese mensaje de amor para liberarnos y liberarlos, para tocar almas e incluso para elegir mejor con quién realmente caminar este camino pero sin llevar a cuestas todo aquello que nunca funcionó.

Entiendo que te duele pero te aseguro que cada vez que nos damos el permiso de perdonar y soltar, de entender el para qué y agradecer la maestría de esa lección nuestro corazón se limpia y la vida fluye con otra energía, la que sólo habita en seres que despiertan porque recuerdan que son luz divina.

Espero tus comentarios y opiniones a mi correo felizcomobeatriz@gmail.com

WhatsApp chat