COMUNICACIÓN NO VIOLENTA

Puedes compartir

 

Si nos detuviéramos a analizar nuestra forma de comunicarnos entenderíamos muchas de las razones base que nos impiden tener relaciones armoniosas a todo nivel. Y es que el conflicto y la violencia en la forma de expresar nuestras necesidades a otro no es pensada desde el amor o la compasión, sentimientos humanos necesarios para crear empatía y la capacidad consciente para escuchar y escucharse con atención plena.

Ya lo propuso el sicólogo norteamericano Marshall Rosenberg en su teoría sobre la “Comunicación No Violenta” desde comienzos de los 60’s: debemos identificar las necesidades propias, las de otros y los sentimientos que rodean a estas necesidades para crear una forma más asertiva de comunicarse y desde allí lograr una conexión compasiva.

Pero la idea no sólo es tener el conocimiento de un método que podría resolver gran parte de los problemas de la humanidad en la actualidad, sino ponerlo en práctica desde el hacer diario en casa, en la oficina, en el tráfico, consigo mismo. La Comunicación No Violenta presenta una alternativa eficaz que vale la pena ser enseñada y divulgada con más ahínco de forma tal que logre cambiar viejos hábitos culturales que no han funcionado y que por el contrario están despertando cada vez más caos en la política, la religión, la sociedad, las familias y en general en las relaciones interpersonales.

Podríamos intentar hacer ciertos cambios y como lo planteó Rosenberg comenzar con la observación sin juicios de la situación, identificando los sentimientos o emociones que nos genera la necesidad No satisfecha a través de esa situación, luego distinguir la estrategia para lograrlo y por último realizar una petición sin forzar o manipular, con el ánimo de lograr un gana gana entre las partes.

La Comunicación No Violenta requiere desarrollar la auto empatía, la escucha al otro desde el alma, no sólo a través del lenguaje hablado, sino todo lo que encierra el mensaje y la intención, la necesidad de expresar un sentimiento y un deseo. También implica conectar honestamente para despertar compasión en el otro.

Si entablamos diálogos más generosos desde la Comunicación No Violenta estaremos involucrando en nuestras relaciones ya sean íntimas o no, un trabajo espiritual que se puede convertir en una forma de vida y en un aporte a la convivencia entre seres humanos.

Desde ahora procura observar sin juicios, evitar las amenazas, la ironía, ordenar y exigir, humillar, criticar, entre otras prácticas violentas de la comunicación, y en su lugar incorporar la atención, autorizar, apreciar, aceptar y mostrar afecto… siempre existirá la forma de llegar a un acuerdo que enriquezca la vida de todos.

Y ahora cómo quieres seguirte comunicando? Feliz Vida!!!Espero tus comentarios y opiniones en mi correo electrónico felizcomobeatriz@gmail.com

Nota Patrocinada por VALAGUELA.COM, es un medio de comunicación alternativo líder en generación de contenidos digitales, que emite sus contenidos de manera ininterrumpida y periodicidad diaria, miembros de la Asociación Comunitaria de Comunicación, con transmisión de audio y vídeo a través de las TIC´s Escribanos en medios.sipuedo@gmail.com y síguenos en nuestras redes sociales

Deja una respuesta

WhatsApp chat