EL TERCERO QUE NO CABE EN EL AMOR

Tú, tu pareja y el ego es un trío que realmente no funciona. El amor y el ego son dos opuestos que no pueden coexistir en una relación de pareja basada en el apoyo, la amistad, la confianza, el servicio y el crecimiento. Aunque el ego y el amor están sembrados en cada individuo como método de aprendizaje constante para elegir desde donde operar, esa lucha entre uno y otro ya debe estar ganada cuando se decide estar en pareja.

El crecimiento personal y la transformación es una tarea diría yo “obligatoria” antes de emprender un camino de dos, pues te da la posibilidad de comenzar un sociedad basada en principios básicos de amor y no de miedo que sentarán las bases sólidas para edificar y construir a lo largo del tiempo.

Cuando el Ego aparece controla, ordena, no le gusta lo imprevisto, ni lo espontáneo o aquello que expresa voluntad propia, porque sabe que en la libertad está el amor verdadero y él siente envidia de quien lo experimenta por eso lo ataca.

Ese tercero es un mal visitante, de esos que queremos sacar volando de la casa cuando llegan por una larga temporada por la molestia que genera, por su carga energética, porque es disociador y extremista, sólo piensa en su bienestar individual y sin duda lo único que pretende es entorpecer la armonía y la plenitud.

Cuando el Ego hace parte de tu relación se deben primero activar las alarmas de la identificación y aceptación de que ahí está y es el causante del daño que genera conflicto y tristeza, si alguno de los dos o ambos experimentan victimización, deseo de reconocimiento, búsqueda de situaciones molestas para generar control sobre el otro, lucha constante por hacer las cosas a modo personal, dificultad para ceder, dar y servir… Ojo ahí está el Ego haciendo de las suyas!!!

Para desactivarlo es necesario amar de forma consciente, pues el amor maduro no sabe de intereses particulares sino colectivos, respeta la libertad y propende por el crecimiento en pareja haciéndolo individualmente para aportar cada vez más y mejor.

Deja de luchar contra el ego y  los apegos y sé dueño de ti mismo primero para hacer parte de un proyecto en común, trabaja en tu crecimiento espiritual y recuerda que ése trio no funciona, decide con quien te quedas.

Espero tus comentarios y opiniones a mi correo felizcomobeatriz@gmail.com