Por fin !!! IDPC y Alcaldía Local de Suba desmontan monumentos tras afectaciones de los últimos días

Puedes compartir

 Después de haber sufrido afectaciones en sus estructuras, conocidas por la opinión pública en los últimos días, los monumentos ‘Ángeles Agustinianos’ y ‘La mujer en el columpio’, ubicados en la localidad de Suba, fueron desmontados gradualmente por parte de profesionales en el manejo de ese tipo de obras de arte del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) y de la Alcaldía Local para su resguardo y restauración.

“Este hecho, además de ser simbólicamente doloroso, es una situación que requiere de parte nuestra, como entidades, acciones inmediatas. Por eso, en coordinación con el IDPC hemos decidido el retiro preventivo de estas esculturas con el ánimo de evitar mayor deterioro e iniciar prontamente la restauración de estas piezas”, dijo el alcalde local de Suba, Julián Moreno.

El funcionario agregó que “paralelamente el IDPC y la Alcaldía Local, en coordinación con la Policía Nacional, adelantarán las investigaciones del caso para dar con los responsables del hecho. Esperamos que esta intervención dure el menor tiempo posible”.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso?

En el caso de los ‘Ángeles Agustinianos’, se realizó el desmonte de la escultura del ángel de la base de concreto sobre la que se apoyaba, protegiendo la superficie de la escultura al momento de levantarla y transportarla. Posteriormente se llevó a un taller especializado en donde se le realizará el estudio técnico y su respectiva restauración. Así mismo se han desarmado las placas que representan a los niños, para hacer el proceso de conservación correspondiente.

Por su parte, en la ‘La Mujer del columpio’ se montó una estructura para acceder a la escultura y se protegió su superficie para evitar daños en el momento de levantarla; posteriormente, se cortó el anclaje y se trasladó al taller para ser observada y arreglada.

Afectaciones

El pasado martes 24 de agosto, el IDPC realizó una visita al monumento ‘Ángeles Agustinianos’, en donde evidenció las graves afectaciones causadas por vandalismo. Se encontró que las dos manos y una de las alas de la figura central habían sido removidas; de acuerdo con la información recogida, esto habría ocurrido entre el 21 y 22 de agosto. Posteriormente, entre el 28 y el 29 de agosto, se encontró que la otra ala había sido sustraída en su totalidad.

Tras la visita mencionada, el Equipo de Bienes Muebles del IDPC adelantó el correspondiente informe del estado del bien y pidió apoyo a la policía de Turismo y Patrimonio de Bogotá para la protección del mismo.

Por otro lado, el día 30 de agosto, el equipo de Bienes Muebles y Monumentos de la subdirección de Protección e Intervención del IDPC recibió información relacionada con la afectación ocasionada a la ‘La mujer del columpio’, ubicada en el barrio Altos de Suba.

De acuerdo con lo que se pudo constatar en el registro fotográfico, a la escultura en bronce fundido, que representa una figura femenina de cuerpo entero sentada con las dos piernas levantadas, la derecha extendida y la izquierda plegada, le fue cortada y extraída la pierna izquierda.

Acciones judiciales

El IDPC adelantó la respectiva denuncia ante la Fiscalía General de la Nación por hurto y/o daño en bien ajeno (Ley 599 del año 2000, artículo 239, 265 y las demás que se configuren), por las graves afectaciones sobre el monumento ‘Ángeles Agustinianos’, conocido también como ‘21 Ángeles’.

Así mismo, ha estado en contacto permanente con la policía de Turismo y Patrimonio de la Policía Metropolitana de Bogotá para solicitar el apoyo en el cuidado y la protección de los bienes muebles que están ubicados en el espacio público de la ciudad. Con respecto a la escultura “La mujer del columpio” se adelanta la respectiva denuncia.

Dentro de las competencias establecidas por la normativa vigente, el IDPC adelanta día a día acciones de conservación y protección de los bienes muebles. En el caso de ‘Ángeles Agustinianos’, fue intervenido por la Brigada de Atención a Monumentos (BAM) en junio de este año, debido a que presentaba afectaciones por acciones antropogénicas como grafitis y depósitos de basuras. Este tipo de acciones se seguirán adelantando con el fin de conservar el patrimonio mueble de la ciudad, buscando garantizar los derechos patrimoniales de la comunidad.

El IDPC buscará fortalecer la comunicación con las entidades distritales que están a cargo de la seguridad y protección de la ciudad, como la Policía Metropolitana y la Secretaría de Seguridad, para que se adelanten acciones preventivas para evitar este tipo de actos que destruyen nuestro patrimonio.

Procesos de participación y activación social en Suba

En el marco del proceso de inventario de patrimonio cultural de la localidad de Suba se ha identificado el valor comunitario que tienen los procesos artísticos de apropiación del espacio público, en los cuales se inscriben la creación del Museo Vial, del cual hacen parte el monumento ‘Ángeles Agustinianos’, ‘La mujer en el columpio’ y ‘El encuentro de dos mundos’, entre otros.

Estos procesos de apropiación del espacio público tienen una fuerte relación con movimientos promovidos por artistas locales, quienes, en un esfuerzo por visibilizar la localidad desde el arte, la convivencia y el patrimonio cultural, han creado y gestionado múltiples obras a partir del trabajo de creación y gestión colectiva. 

Es por ello, que las afectaciones a estos monumentos impactan no solo los valores físicos de los mismos, si no también, el entramado de relaciones y prácticas sociales que le dan sentido a este patrimonio y que permiten procesos de apropiación territorial y comunitaria.

Desde el año 2020, el IDPC viene adelantado acciones de reconocimiento y activación de la diversidad patrimonial presente en la localidad de Suba desde un enfoque de participación ciudadana, a través de la articulación permanente con el Consejo Local de Arte, Cultura y Patrimonio y el diálogo constante con actores sociales locales interesados en la protección y activación del patrimonio.

En octubre del 2020 se llevó a cabo el proyecto Patrimonios Barriales en la Plaza Fundacional de Suba, que permitió realizar un reconocimiento y exploración de las diversas memorias y sentidos presentes en este entorno patrimonial, a través de un laboratorio de memoria, realizado de forma simultánea al trabajo de enlucimiento de fachadas, limpieza del espacio público e intervención de bienes muebles.

El laboratorio y las labores de intervención fueron realizadas por 16 personas de la base comunitaria y cultural local de Suba que conformaron la cuadrilla “Manos a la obra y a la memoria”; asimismo, el laboratorio vinculó a propietarios, habitantes y comerciantes del sector. Producto del laboratorio de memoria fue la publicación del fanzine ‘¿Los vecinos y las vecinas hablan y las paredes cuentan?’

En el marco del proyecto Patrimonios Barriales, también se realizaron programas radiales y actos simbólicos de apropiación del espacio público que contaron con la participación de múltiples actores sociales de la localidad, como la JAC, artistas locales, la Mesa de Artes Plásticas y Visuales, la Casa de la Cultura, la Mesa de Grafiti, El Cabildo Indígena Muisca de Suba, medios de comunicación comunitarios como la emisora Suba Al Aire y procesos de huertas populares.
En estas acciones de activación se propiciaron diálogos frente a las diferentes miradas, sentires, interpelaciones y valoraciones comunitarias del patrimonio.

En el 2021, y continuando con el trabajo de activación de este entorno patrimonial en perspectiva de  de patrimonios integrados, se están llevando a cabo diferentes procesos que tienen como columna vertebral la participación ciudadana: a) la construcción del inventario de patrimonio cultural de Suba junto a un equipo de investigadores locales (Equipo Local de inventario) y el cual profundizará en las prácticas, manifestaciones y bienes muebles, inmuebles y lugares que son valorados comunitariamente como parte del patrimonio cultural de la localidad. b) El proceso de reconocimiento, inventario y activación del patrimonio natural de la localidad junto con el Jardín Botánico. c) El laboratorio Patrimonio, memoria y monumentos: debates y activaciones plurales desde lo local, que se desarrollará en el mes de octubre y que busca activar el espacio público y los monumentos, conocer la valoración de los patrimonios desde las voces diversas de la ciudadanía y visibilizar la riqueza patrimonial local, a través de un proceso de exploración y reconocimiento de las memorias y sentidos del patrimonio cultural. Como cierre del laboratorio se realizará una intervención artística transmedia tipo mapping reversible, en el espacio público.

Historia de la escultura ‘Ángeles Agustinianos’ (Bien de Interés Cultural – Resolución SCRD # 360 de 2020)

Esta obra fue realizada en conmemoración del accidente de los 21 estudiantes del Colegio Agustiniano Norte ocurrido el 28 de abril de 2004. Inicialmente la obra fue solicitada por la directora del Instituto de Cultura y Turismo, Martha Senn, al escultor Julio Páez Ferro “Papeto” (Chiquinquirá 1940 – Santa Marta 2012), quien concertó con las familias de los estudiantes la construcción del monumento.

En el 2006, se abrió una convocatoria pública para que fueran los mismos padres de familia quienes decidieran quién obtendría la comisión; el proyecto del escultor Páez fue escogido por las familias en diciembre de 2006. El diseño consta de un núcleo central conformado por 2 muros que se abren en un arco en la mitad sobre los cuales se encuentran los retratos en bajorrelieve de veinte de los veintiún niños fallecidos (una de las familias decidió no incluir al niño, pero participó).

La obra fue inaugurada el 27 de abril de 2007 al conmemorarse los 3 años del accidente, en un evento público que consistió en una misa y contó con la participación de los familiares de los niños fallecidos. Los custodios del bien son: el IDPC y el Colegio Agustiniano del Norte.

Historia de la escultura ‘La mujer del Columpio’ (Incluida en el inventario del IDPC)

‘La mujer del columpio’ es una obra del escultor Emiro Garzón, nacido en Belén de los Andaquíes (Caquetá) en 1950. Su obra se ha caracterizado por hacer tributo especial al erotismo y a la voluptuosidad femenina. Esta es una muestra depurada de la técnica de fundición a la cera perdida, con la cual ha creado la mayor parte de sus obras.

Sus esculturas recrean acciones de la vida cotidiana y en varios de ellos usa artificios que le permiten generar en la obra la sensación de levedad y dinamismo. En 1996, le fue comisionada una obra para decorar la Avenida Suba por la alcaldesa de la localidad, Martha Rocío Pinzón. Garzón proyectó una escultura de una mujer meciéndose en un columpio para poder simbolizar, a partir de una imagen sencilla, la identidad de Suba como un espacio natural, de recreación y alegría.

Algunos habitantes del sector consideran que el monumento representa a una mujer indígena muisca, lo anterior, en consonancia con los procesos de recuperación de la identidad étnica de las comunidades muiscas de Suba.  

Nota Patrocinada por VALAGUELA.COM, es un medio de comunicación alternativo lider en generación de contenidos digitales, que emite sus contenidos de manera ininterrumpida y periodicidad diaria, miembros de la Asociación Comunitaria de Comunicación, con transmisión de audio y vídeo a través de las TIC´s Escribanos en medios.sipuedo@gmail.com y síguenos en nuestras redes sociales

WhatsApp chat