Transfórmate como una Mariposa y vuela

EmpoderArte con Beatriz Helena Álvarez

Sinónimo de lo femenino por su belleza, gracia y capacidad de cambio que le permite volar, la metamorfosis de la mariposa es la metáfora más perfecta para inspirar nuestra transformación de adentro hacia afuera.

Si fuéramos como la mariposa comprenderíamos que nacemos con el poder de extender nuestras alas después de un proceso interior que no se puede acelerar con nada exterior, por eso no todas las personas llegan hasta el final y nunca vuelan, porque se quedan en alguna parte del camino, desisten o no entienden que cada una de las etapas es indispensable y necesaria para conseguir el resultado: SER!!!

El huevo representa la semilla plantada en este plano físico y material, venimos a manifestarnos en un cuerpo y una mente que se forman desde el momento en el que nuestra alma toma apariencia humana para experimentarse. Parte de nuestro auto conocimiento proviene de ser conscientes de dónde venimos y quiénes somos en esencia, eso nos permitirá entender que venimos una y otra vez a nacer y morir a través de la transformación, como las mariposas.

Luego viene la etapa de Oruga o larva en la que se alimenta para poder crecer, aquí se representa en un ser humano como todas aquellas impresiones que van formando las creencias y patrones que determinan la personalidad y el modo de accionar en la vida. En sánscrito se le dice Samskara a aquella información que se implanta en el inconsciente desde que nacemos y que a lo largo de la existencia se convierte en la ideas que determinan nuestras acciones, por eso es necesario reflexionar sobre cuál es ese alimento con el que nos nutrimos para entender los rasgos más importantes de nuestra personalidad.

Luego de recoger todas esas impresiones pasamos a un periodo de inactividad y la larva se convierte en  capullo o Pupa en la que teje una especie de capa protectora a su alrededor que le ayuda a seguir evolucionando. En nosotros es esa etapa de introspección en donde ya nos hemos abastecido de la suficiente información y conocimiento para entender quiénes somos y cuál es nuestro propósito, este proceso sugiere un entendimiento superior que nos libera de identificaciones y falsas creencias, una sabiduría que nos prepara para la experiencia de Ser.

Al final la mariposa se experimenta cuando sale de su capullo y se convierte por fin en lo que fue destinada a Ser, una mariposa hermosa y libre, que puede volar a plenitud con sus propias alas disfrutando con gozo de su corto paso por esa forma pero con la consciencia de que tendrá infinitamente la posibilidad de volver para recordar quién es a través de su transformación.  Feliz Vida!!!

Espero tus comentarios y opiniones en mi correo felizcomobeatriz@gmail.com

WhatsApp chat