¿Por qué fallan las relaciones amorosas?

Es una pregunta frecuente y uno de los asuntos que más ocupa a los seres humanos, pues del hecho mismo de encontrar la pareja ideal depende para muchos la tan anhelada Felicidad!!!

Revisen a su alrededor y observen de las personas que conocen cuántas están solas, cuántas tienen relaciones y de esas, cuáles realmente funcionan y durante cuánto tiempo. Sin duda el promedio es desalentador si deseáramos conseguir una cifra alta de parejas felices, estables y duraderas.

Es cierto que los tiempos han cambiado y que los matrimonios de años y años, incluso hasta la muerte quedaron en la generación de los abuelos o de nuestros padres, sin desconocer que existen parejas en la actualidad que pueden entablar relaciones saludables y amorosas que se perfilan para largo tiempo, pero en general yo diría que existe una crisis de empatía, de relacionamiento y de compatibilidad.

Por qué? Pueden existir muchas respuestas alrededor de esta hipótesis que planteo, que es mía por supuesto y que puede estar debatida por usted que me lee y cree tener un modelo de relación auténtico y envidiable, pero en lo que veo actualmente en nuestra sociedad parece que hay más personas solas sin querer estarlo y menos parejas felices.

Una de las cuestiones podría ser que en estos tiempos hay más libertad e independencia para crear un proyecto de vida individual basado en la proyección profesional, los viajes, el estudio, la consecución de bienes y muy alejado de las prioridades estaría el establecimiento formal de una relación de pareja, a menos que el que llegue esté dispuesto a aceptar una serie de condiciones que lo excluyen de gran parte de la agenda del otro.

Una segunda razón para que no existan relaciones fértiles es la inmadurez emocional. Muchas personas aún no se conocen así mismas y con esa falencia de afecto propio ni siquiera saben qué buscan en alguien más propiciando una serie de comportamientos difíciles de sostener, pues al carecer de carácter en temas que no tienen que ver con la razón, primará el egoísmo, la inseguridad y la intolerancia.

Otro punto importante a tener en cuenta es el miedo al compromiso, muchos adoran su libertad que por lo regular se confunde con libertinaje, pues se puede estar en pareja y seguir siendo libre, sólo que esa diferencia no todos la entienden, por eso es común el miedo a entablar una relación que termine con esa sensación sublime de sentirse ligero, autónomo y tranquilo.

También están aquellos que no han superado relaciones pasadas y siguen cargando con los dolores de viejas historias que terminan pagando los nuevos prospectos, así es muy difícil comenzar de cero con alguien que no tiene la culpa de antiguos  intentos fallidos.

Están también los controladores y maniacos por dominar todo a su alrededor. Es muy complicado encontrar en estos tiempos personas dóciles y sumisas que no quieran opinar, participar en decisiones y tomar acción, hay muchos más seres empoderados ahora, por eso aquellos que quieren pareja pero seguir actuando como si estuvieran solos están destinados al fracaso.

Y ni qué hablar de los infieles por naturaleza y aquellos incapaces de salir de las naguas de su mamá o familiares… también éstos son fuente de relaciones fallidas.

Pero aquí voy con mi gran teoría sobre una poderosa razón que impide que se den relaciones estables basadas en el amor, la solidaridad, la ternura, el compromiso, la fidelidad, la alegría, la proyección, la tolerancia, la química y el deseo de evolucionar juntos: “EL BAJO NIVEL DE CONCIENCIA ACTUAL” y qué traduce esto? Pues nada más y nada menos que el poco tiempo y esfuerzo que las personas le dan a su transformación personal, a trabajar en su interior para entender de dónde vienen sus miedos y limitaciones, en qué lugar están parados y qué quieren de sus vidas.

El mundo está lleno de grandes profesionales e intelectuales, hombres y mujeres exitosos, millonarios o con buena posición social, bellas y guapos físicamente, pero más reducido el número de seres empoderados de sus vidas pero desde el interior no del exterior, en constante evolución espiritual y ávidos por crecer en inteligencia emocional.

Cuando las personas manejemos un mismo lenguaje emocional y entendamos cuáles son los valores y principios que debemos defender y manifestar en los demás, seguramente habrá más seres compatibles para caminar por el mismo rumbo del amor y el compromiso en pareja, si ése es su propósito.

TRANFORMACIÓN la clave para no seguir fallando en nuestras relaciones. Feliz Vida!!!

Espero sus comentarios y opiniones en mi correo felizcomobeatriz@gmail.com

WhatsApp chat