TIEMPO DE ABUNDANCIA

No parecería que fuéramos abundantes en un momento de la historia donde se evidencia la carencia de muchas personas al no tener ingresos por causa de un confinamiento obligado por un virus que llegó para cambiar al mundo… Pero sí, a mi juicio podría ser la oportunidad en la que por fin nos sintamos agradecidos con lo que tenemos, bendecidos por los regalos intangibles, prósperos desde conceptos menos materialistas.

La Abundancia yace en un lugar donde todo acontecimiento es perfecto desde el desapego del control, de aquello que no está en nuestras manos pero que sin duda nos obliga a re inventarnos desde un lugar más compasivo y generoso con nosotros mismos y con los demás.

La abundancia en tiempos de Cuarenta se puede experimentar desde el agradecimiento diario por respirar cada vez que despertamos, con techo, comida, salud; a muchos les faltará alguna de las anteriores, pero la vida está y ella es suficiente motivo para sentirse inmensamente agradecidos y abundantes.

Si durante este tiempo logras experimentar abundancia podrás compartir lo mejor que tienes en tu corazón, los valores más esenciales como ser humano que se guardaban con recelo en el día a día por falta de tiempo y por culpa del corre corre que sólo permitía ocuparse de uno mismo.

Ser Abundante es regocijarse con el atardecer, una tasa de café caliente, el abrazo de tu pareja, la compañía de tu perro, las cobijas abrigadoras en una noche fría, la llamada inesperada de un amigo, el bienestar de los tuyos así estén lejos, la consciencia de cada uno de los sentidos y como se experimentan en lo cotidiano, el aprecio por el silencio, la vibración de la música, el olor de las flores, los nuevos conocimientos, el agua que limpia tu cuerpo, la risa de los niños, el canto de los pájaros desde la ventana, el calendario y el reloj que dejaron de ser prioridad, en fin… puedes hacer una enorme lista de razones por las cuales sentirte abundante, sólo si despiertas tu consciencia a ese estado maravilloso. 

Un estado que no germina en el miedo, sino que se alimenta de Amor, amor real al recordar quién eres: un alma que se está experimentando en este cuerpo transitorio, con un tiempo finito que vale la pena vivir a plenitud. Convierte la carencia en Abundancia y llena el vacío de la mente con tu poder ilimitado. Feliz Vida!!!

Espero tus comentarios y opiniones en mi correo electrónico felizcomobeatriz@gmail.com

Nota Patrocinada por

VALAGUELA.COM, es un medio de comunicación de emprendedores, miembro de ACOEXAR, con transmisión de audio y vídeo a través de las TIC´s Suscribase a nuestro boletín de noticias. Puede contactarnos al móvil 3044498863 - medios.sipuedo@gmail.com

WhatsApp chat