CERRANDO AÑO

Comenzó noviembre y prácticamente se terminó el año, llegan los golpes de pecho y las carreras por alcanzar aquellas metas propuestas al principio del calendario cuando arrancamos impulsados y llenos de propósitos optimistas y ambiciosos, pero con el pasar de los meses unas se fueron quedando en el papel y esta es la hora que de avances nada de nada.

Puede que en otros puntos ya tengamos nuestro check pero sin duda hay algunos en los que estamos realmente colgados y como ya nos huele a natilla y buñuelo parece más fácil dejar la cosa así y volver a poner el reto en la lista del próximo año, eso sí de primerito.

Dejando a un lado la frustración por el estancamiento y la falta de acción, pereza, limitaciones mentales o cualquiera que haya sido la razón del bajo rendimiento debemos entender que todavía nos queda tiempo para llegar a la meta y no quedarnos con ese vacío de abandonar porque todos ya pasaron menos nosotros.

Aunque quede poco tiempo, aunque parezca imposible lograr en 1 mes lo que no se hizo en 10, aunque estemos acostumbrados a botar la toalla en la lona sin terminar la pelea, siempre es posible cambiar un resultado activando nuestra determinación, corriendo esa milla extra que seguro logrará lo extraordinario.

Te invito a que recargues de gasolina tu motivación y en lugar de sentir que ya todo terminó pienses en que es un nuevo corto comienzo… deja de mirar los resultados de otros y concéntrate en los tuyos, en las formas de ser que te impidieron lograrlo y actúa de una manera diferente para evitar caer en el mismo hueco.

Seguro a estas alturas ya sabes perfectamente qué te impidió hacer lo que tenías que hacer, así que escríbelo grande y claro para que lo enfrentes de tú a tú y no te permitas repetirlo. Ahora haz una agenda rápida de un mes en donde puedas cambiar hábitos por semana y lograr al menos tres acciones que te acerquen a tu meta.

Ahora usa la creatividad para desarrollar un plan más inmediatista pues el acelerador debe ponerse a full en vista de la llegada de diciembre, muchos dicen que trabajar bajo presión genera mejores resultados (me inlcuyo) pues es momento de probar si es tu caso.

Toma aire, encuentra la razón correcta, arma tu plan y ponle acción… yo sé que puedes lograrlo y tú también lo sabes, así que confía más que nunca en que los sueños se hicieron para cumplirse. Siempre hay oportunidad de lograrlo. Feliz Vida!!!

Espero tus comentarios y opiniones a mi correo felizcomobeatriz@gmail.com