LGBTI (Libertad, Gozo, Bondad, Tolerancia, Igualdad)

LGBTI es una sigla que ha generado desde su creación en los años noventa en Estados Unidos, toda serie de reacción: Positiva por parte de aquellos que se sintieron por fin incluidos y con identidad y Negativa proveniente de los puristas defensores de la existencia de dos únicos géneros con propósitos de procreación, en fin, parece que las letras que intentaron agrupar a personas con identidades sexuales diversas, tal vez estaban destinadas a detonar la ira, la violencia, el odio y crear  más separación en la sociedad.

No se habla en absoluto, ni se crea debate, sobre el desconocimiento o la ignorancia acerca de Quiénes somos en “esencia” y se está generando una brecha cada vez más grande de polarización y desagravio en la humanidad que lucha por segmentarse, por defender unos patrones de creencias particulares acompañados de cambios sustanciales en leyes y hasta en la propia genética.

Después de la lucha de clases sociales de la que hablaba el Marxismo y que ahora parece tener menos protagonismo por la revolución de pensamiento e ideales de igualdad de los menos favorecidos, pareciera que estas nuevas identidades de género se van convirtiendo poco a poco en la nueva generación de lucha creada por la clase dominante para impedir que el pueblo actúe y piense sobre lo realmente importante, una cortina de humo para distraer, entretener y alienar.

Lo peor de todo es que no se trata de los derechos o verdades que defienden aquellos que hacen parte de esta comunidad, sino de la dinámica que se ha creado en torno a ella, basta sólo con analizar por ejemplo la polémica exacerbada que generó un beso público en la boca  por parte de la nueva alcaldesa de Bogotá y su pareja de igual sexo. Cientos de comentarios se enfocaron en opiniones de género y del deber ser, olvidando la raíz  de la elección política y la cantidad de problemáticas que como ciudad se deben solucionar bajo el mando de la nueva lideresa elegida por votación popular.

Si enfocáramos toda esa energía y tiempo en estudiar y aplicar la base, aquello que nos UNE a todos, lo espiritual, podríamos comprender, podríamos ir más allá de un gusto, orientación o preferencia, podríamos amarnos sin necesidadad de “IMPONER ACEPTACIÓN” que es una total contradicción. En lugar de seguir adoctrinados tanto por idiologías obsoletas o tendencias posmodernas, nos acogiéramos a la verdad que siempre supieron los grandes maestros y líderes espirituales que fueron perseguidos, silenciados y aniquilados por grupos poderosos a quienes no les interesaba que esa información se divulgara, seguramente no habrían motivos para seguir en disputa por pertenecer o no a minorías o pequeños segmentos de población, porque entenderíamos por fin que somos Unidad, que somos UNO.

Si te quieres identificar con estas siglas, te propongo que lo hagas incluyendo estos valores universales que estoy segura muchos carecen:  LGBTI (Libertad, Gozo, Bondad, Tolerancia, Igualdad). Feliz Vida!!!! Espero tus comentarios y opiniones a mi correo felizcomobeatriz@gmail.com

WhatsApp chat